Factores psicosociales individuales

En la interfase entre lo social pero cercana al individuo y asociada con él, existen un conjunto de determinantes proximales con una influencia probada sobre la salud y su distribución entre los estratos de la posición social. Un marco teórico que nos acerca a estos factores procede de las “teoría de las capacidades”, que enmarcan los posibles rangos de opciones reales de las personas, tanto para sus comportamientos como para las condiciones de vida. Algunos de estos determinantes tienen que ver con la información de la que disponen las personas, sus actitudes y valores culturales, las “comunidades” e identidades de las que se sienten parte y que enmarcan su mundo local.

Relacionado con la salud, de forma probada, están los apoyos sociales que ayudan o no al individuo mediante sus redes familiares, redes de amistad, trabajo, colegas, afinidades, “tribus urbanas”. A través de las citadas redes se transmite información, apoyo, afectos, cuidados y otros elementos inmateriales de la vida. También la autoestima y el “sentido que tiene la vida” que parece estar condicionada por el entorno psicosocial más cercano, y que forma parte de este entramado que rodea al individuo en red. Hemos optado por medir este componente del modelo con una combinación de indicadores procedentes de fuentes de las estadísticas tradicionales (matrimonios y divorcios) y otros obtenidos por encuestas (apoyo social bajo y felicidad).

Podría ser el “stress” el vínculo biológico que media entre estos factores psicosociales y la mayor o menor salud de los individuos. El stress podría provocar una distorsión del funcionamiento del sistema inmunitario que condicionara, por ejemplo cánceres de tipo diverso o podría causar también endurecimiento de las paredes arteriales generando hipertensión, aterosclerosis, enfermedades coronarias y otro tipo de problemas.

 

RSS de esta página